Parque nacional de Corcovado 🥇 Precio trekking tres días 🥇 La sirena

Si hay una cosa que realmente quería hacer en Costa Rica, ¡era una caminata en la jungla! ¡No hay forma de irse sin haberlo experimentado! Y el lugar ideal para esto es el Parque Nacional Corcovado, ubicado en la Península de Osa. Una verdadera joya de la naturaleza que disfruta de una increíble biodiversidad.

¿Cómo llegar al parque nacional de Corcovado?

Fui a través del operador turístico Surcos Tours para organizar este viaje de tres días. Opté por el circuito de Puerto Jiménez a La Sirena y regreso a Puerto Jiménez. Mi interlocutora, Janori que me cuidó fue muy profesional y respondió a todas mis preguntas (día y noche). Ella me dio el mejor guía con el que podríamos soñar, Bolívar. Un tico apasionado por la naturaleza, paciente, respetuoso y sobre todo muy competente, capaz de conseguirte un café casi imposible a las 4 de la mañana como de hacer todo lo posible para buscarte el animal que más te apetezca ver,¡Esas ranas que se resistian!.

El sur de Costa Rica es una de las regiones más importantes para Costa Rica en términos de biodiversidad, con las ciudades de Puerto Jiménez y Drake. De hecho, el Parque Nacional Corcovado alberga 479 km2, el 2% de la biodiversidad del mundo. Definido por National Geographic como el lugar biológico más intenso de la Tierra, comparto contigo las maravillas de este paraíso salvaje.

¿Vas a descubrir el Parque Nacional Corcovado?

El bosque de Corcovado es actualmente una de las últimas extensiones de bosque muy húmedo en América Central. Con 5.500 mm3 de lluvia al año, este bosque es una de las regiones más húmedas de Costa Rica. Exuberante vegetación, largas llanuras pantanosas inundadas la mayor parte del año, una gran laguna y una pequeña cordillera en más de 8 hábitats diferentes 500 especies distintas de plantas, 140 especies de mamíferos, 6 especies de felinos, 367 especies de aves, 117 especies de reptiles y anfibios, no menos de 8,000 especies de insectos y 4 especies de tortugas.

En el corazón del parque, frente a Playa Llorona y rodeado de varios senderos conocidos por la facilidad con la que se puede observar la vida del bosque, se encuentra la Estación Biológica Sirena. Cuando visité este parque, vimos animales cerca de este complejo como el tapir, varias especies de monos, manadas de pecaríes e incluso caimanes, ¡un momento memorable!

Este albergue da la bienvenida, en sus habitaciones o en un área de campamento bien equipada y protegida, a los curiosos y turistas que desean sumergirse en este santuario natural. Básicamente hay dos formas de llegar a La Sirena: senderismo y bote. Me voy a concentrar en las rutas de senderismo porque es la forma más sencilla, natural y obviamente la más aventurera.

Hay dos formas de llegar a La Sirena mientras se camina. Desde Drake, el sendero comienza en San Pedrillo y tomaría 25 km llegar a La Sirena. Este camino está cerrado durante la temporada de lluvias entre abril y diciembre porque tiene que cruzar al menos 3 ríos que, con la tasa de precipitación del parque, se vuelven imposibles de cruzar durante la temporada de lluvias.

Por otro lado, la forma más fácil de llegar a La Sirena es pasar por la entrada de Leona. Para llegar a Leona, debe tomar un camión con salida a las 6 am cada mañana desde Puerto Jiménez a Carate. También es posible llegar en 4 × 4 y dejar el vehículo en un estacionamiento vigilado. También es posible dormir el día anterior en un albergue en Carate para salir fresco al día siguiente. Es en Carate donde comienza la aventura. Después de aproximadamente 1 km de caminata en la playa está Leona, la entrada al camino de 22 km que conduce a La Sirena.

Sí, es un curso de 22 km a través de playas solitarias y espesos bosques. Para este curso, necesitas una guía. Los guías deben recogerse en Drake o Puerto Jiménez el día antes de su partida. Es obligatorio llevar un guía para este viaje. Le recomiendo llevarlo todo cerrado antes de llegar al parque nacional de Corcovado.

Para alojarse en La Sirena en el Parque Nacional Corcovado, debe reservar lo antes posible. Es bastante fácil encontrar lugares disponibles si reserva con anticipación. Pero si es el día anterior o el día mismo, será demasiado tarde. Puede reservar camas en habitaciones compartidas o espacios en áreas de camping. También es posible reservar el servicio, incluidas las comidas.

En mi caso, nuestro guía se ocupó de todo, alojamiento en La Sirena, comidas y entradas al parque, solo teníamos que disfrutar de la aventura.

Parque nacional de Corcovado, una aventura imposible de olvidar

Hay que dormir bien el día anterior a una caminata de 22 km. Aunque esta experiencia está arraigada en mi memoria y no me atrevo a imaginar lo contrario, te aconsejo que duermas bien el día anterior. No hay nada mejor que poder afrontar un viaje tan largo, con tanto peso con las baterías llenas, como después de haber dormido bien.

Teníamos en la espalda el peso de nuestras bolsas de viaje con, no solo nuestra ropa para 3 días, sino también nuestra propia agua para afrontar la aventura del primer día, nada menos que tres litros de agua por persona.

En la víspera de la partida, mi guía Bolívar fue a mi bungaló para explicarme cómo iban a ser los próximos tres días. Nos encontramos a la mañana siguiente en la panadería principal de Puerto Jiménez a las 6:00 am para tomar el taxi a Carate.

El camión que conduce a Carate no es un medio de transporte reservado exclusivamente para turistas, también lo usan los lugareños que trabajan en granjas ganaderas ubicadas alrededor de la carretera, o para quienes viven en las llanuras de la península de Osa. De esta manera, también hemos estado en contacto con quienes viven en los lugares que visitamos. Y ahí es donde está realmente la belleza, porque tratar de descubrir un país sin tener contacto con quienes nos reciben es limitar el interés de uno a un mundo artificial de formas y figuras muy alejadas de la realidad que nos rodea. Es como percibir la realidad a través de una pantalla.

El viaje de una hora es realmente hermoso… Una vez que llegamos al lugar, ¡las alegrias comenzaron de inmediato! Después de un cuarto de hora, vemos a nuestros primeros animales: Los guacamayos o lapa roja, siempre volando en parejas.

Parque nacional de Corcovado

Una vez en Carate, estiramos las piernas, tomamos las bolsas y nos dirigimos al Parque Nacional Corcovado. El primer kilómetro, como todos los kilómetros que se recorren en la playa, es un poco más agotador que el que se hace bajo el espeso bosque, debido al sol y la pendiente de la playa.

Sin embargo, con paciencia, agua y protector solar, llegas allí. En cualquier caso, no todo es solo dolor y sufrimiento, las playas que cruzamos son hermosas como todo en este parque. Las grandes olas, el agua cristalina, los granos de arena de colores y los miles de cangrejos ermitaños que corren locamente frente a cada viajero convierten la fatiga en migajas que se desvanecerán con el agua de la próxima corriente de agua cristalina. A la sombra, todo está tranquilo, caminamos en silencio, escuchamos los sonidos del bosque, pensamos.

¿Por qué es obligatorio llevar un guía?

Resulta que varias partes del camino están bloqueadas por la marea alta. El primer obstáculo está en Punta Salsipuedes. Este punto consiste en un acantilado que debe cruzar la base para continuar su ruta. Su base está inundada por grandes olas que chocan violentamente contra el acantilado durante la marea alta.

Durante la marea baja, las olas están lejos del acantilado y es muy posible cruzar el punto de Salsipuedes. Además, aproximadamente 1 km antes de llegar al refugio, se encuentra el río La Llorona que, con la marea alta, se eleva más de 2 metros y durante este tiempo, está poblado por tiburones y cocodrilos. Durante la marea baja, podemos cruzarlo, incluso con sus zapatos.

En resumen, el guía no es casual, conoce los senderos como su casa, conoce las mareas y conoce las particularidades de su grupo. Él sabe cuándo, cuánto tiempo y por qué deberíamos hacer una pausa.

Llegamos a Salsipuedes alrededor del mediodía. El agua tenía que empezar a bajar a las 2 de la tarde. Tuvimos nuestro primer sándwich (como almuerzo), luego nos quedamos descansando durante media hora. Cuando volvimos al camino, el agua comenzó a bajar y pudimos reanudar nuestro viaje.

Después de eso, no hay más obstáculos en el camino. Con paciencia y un ritmo constante, llegamos al fin del mundo. Llegamos al río La Llorona alrededor de las 4:30 pm. Como la marea había estado baja desde las 2 pm, encontramos un pequeño arroyo que nosotros cruzamos sin problema. Te aconsejo que te quites los zapatos para asegurarte de mantenerlos secos durante toda la estancia en el Parque Nacional Corcovado.

En el camino, nos encontramos con muchos especímenes: monos araña, una docena de especies de pájaros cuyos nombres no recuerdo, una manada de cerdos salvajes, un caimán adulto, monos aulladores, monos titi jugando, tucanes…

Parque nacional de Corcovado

Parque nacional de Corcovado

Finalmente llegamos a La Sirena, un complejo de una sola planta construido completamente de madera. Aquí la gente se mueve descalza para no ensuciar el lugar. Echo un vistazo rápido a los dormitorios y me sorprende que la habitación esté totalmente abierta a la jungla. ¡Enorme!

Estación la Sirena

El refugio es hermoso, es una gran casa de madera en medio del bosque, con grandes pasillos, asientos de madera en los que uno se sienta temprano en la mañana para escuchar el carnaval de guacamayos rojos que viven en almendros gigantes cerca. El refugio es espectacular, pero lo más hermoso es verlo aparecer al final del sendero. Es realmente un sentimiento de alegría que nos invade cuando finalmente estamos allí. Todos están felices en La Sirena.

Estamos en un lugar al que solo se puede llegar a pie o en barco. Las luces se apagan a las 8 pm y todos son responsables de su propia basura desde la entrada al parque. Los recursos están limitados al refugio. Por otro lado, lo que no está limitado es la belleza natural y la magnificencia de este santuario natural.

Después de tomar una comida bien merecida, y una ducha igualmente merecida (pudimos distinguir el olor natural de nuestros amigos a 5 metros de distancia), nos pusimos anti-mosquitos, (de 18 h a 21 pm, los insectos entran en pánico y pueden comer a una persona completa… Ahí, exagero, pero lo percibimos así.

Las tardes en la estación son bastante tranquilas. Nos sentamos en los pasillos, hablamos con los otros visitantes y a las 8 pm nos quedamos callados, la electricidad se corta a esta hora, y todos duermen, ahora no hay más luz que la que podemos percibir en el cielo si hay estrellas o si la luna está despejada. En este momento, solo necesitamos ser arrullados por los miles de sonidos provenientes del bosque. El próximo día será un día largo.

Empezamos el día a las 5 de la mañana. Es muy fácil ver tapires (el mamífero más grande de Costa Rica) cuando estás en La Sirena. Gracias a nuestro fabuloso guía, ese fue mi caso, pudimos ver a una madre con su cria durmiendo la siesta y luego otro más dentro de uno de los ríos que hay cerca de este fabuloso paraje.

Parque nacional de Corcovado

Hemos recorrido algunos senderos pequeños todavía oscuros (sucede que en bosques tan gruesos como el de Corcovado, está oscuro una hora antes y es de día una hora después, por eso los árboles son tan grandes porque realmente hay peleas entre ellos para poder garantizar un mínimo de luz que les permita alimentarse), y salimos a la playa.

Caminamos por los senderos circundantes y vimos muchos animales.

Pasamos el día paseando por los senderos. Nos sentimos cómodos con grupos de diferentes especies de monos, una manada de pecaríes y otros pequeños mamíferos como el coatí, sin mencionar docenas de pájaros que yo no conocí. Alrededor de las 12:00, regresamos a la estación para almorzar. Nos sirven la especialidad del país: ¡arroz, frijoles y pollo! Me tragué todo sin quejarme. Después, nuestro guía Bolívar entendió la importancia del descanso y nos dejó tomar una siesta después de la ganada comida en la estación Sirena.

Parque nacional de Corcovado

Parque nacional de Corcovado

Parque nacional de Corcovado

Dimos otro paseo por los alrededores, viendo un caimán tomando el sol en la cercanía de un arroyo y varios osos hormigueros, ¡increíble! Regresamos antes de las 5 de la tarde, nos hundimos más y más en la jungla. Bolívar nos explica mucho sobre ciertos árboles y especies de animales. (Este guía es una enciclopedia con patas).

Parque nacional de Corcovado

Parque nacional de Corcovado

Llegamos a la estación alrededor de las 18:00 totalmente agotados pero encantados por este segundo día. Después de la cena, vemos a un tapir caminando tranquilamente por la estación. Algún tiempo después, nuestro campamento improvisado se sumerge en la oscuridad. Aprovechamos la oportunidad para admirar por un corto tiempo el hermoso cielo estrellado que se alza sobre nosotros y pronto para acostarnos porque mañana nos levantaremos antes de amanecer. Al día siguiente era nuestro regreso a Carate.

La vuelta a Carate

Después de una buena noche de sueño a las 5 am, salimos del albergue. Los ruidos nocturnos son muy diferentes a los del día. Durante esta caminata nocturna tenemos la oportunidad de observar un sapo, algunas ranas, arañas, alguna serpiente. Todavía tenía la oportunidad de ver un amanecer sublime sobre la selva costarricense.

Paramos a desayunar y esperar que la marea bajase un poco para no mojarnos los pies. Después de recuperar fuerzas, partimos por última vez en una expedición. Esta vez, los ruidos son más raros. Vemos algunos monos y pájaros de vez en cuando, pero lo mejor, es que nuestro increíble guía, nos enseña la rana más rara de la península, ya que solo se puede encontrar en ese paraíso. Bolívar aumenta aun más mi aprendizaje al compartir con nosotros su conocimiento de la naturaleza, el mundo animal y la vida real de los indigenas costarricenses.

El regreso fue fácil, dormimos bien y, sobre todo, se nos hizo menos pesado porque el día estaba más fresco, incluso nos cayeron algunas gotas de agua. Llegamos a Carate a las 2 p.m., para recoger el camión con salida a las 4 p.m.

Esta caminata en la selva seguirá siendo mi mejor recuerdo de este viaje. ¡Es una experiencia vivir al menos una vez cuando visitas Costa Rica!

Parque nacional de Corcovado

Parque nacional de Corcovado Precio por tres días

Caminata 3 días / 2 noches: unos 450 $ por persona

¿Que está incluido en el precio?

Un guía especializado en la zona, no se puede acceder a la estación la Sirena sin él, no solo porque está prohibido, sino porque es muy posible que no seas capaz de llegar.

Alojamiento, desayuno, comida y cena. Alojamiento para dos noches, cena el día de llegada, desayuno, comida y cena del segundo día. El tercer día al salir tan temprano no estaba abierto el comedor y no pudimos desayunar.

Entrada al parque todos los días.

Pero lo mejor que puedes hacer es ponerte en contacto con algún guía o empresa dedicada a estas excursiones.

Yo no puedo hacer otra cosa, que aconsejarte nuestro guía, que fue increíble, gracias a él vimos muchos animales y nos enseñó muchas cosas de la naturaleza de Costa Rica, Bolívar Cortez Elizondo.

El precio de la experiencia, cada uno le pondrá su propio precio, para mí, no sabría decir, simplemente, no tiene precio. ¿Volvería a repetir? Sin duda.

¿Cómo de util fue este post?

¡Ayudanos con tu voto!

Puntuación media 4.9 / 5. Cantidad de votos 8

Last Updated on

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies