Discos y pastillas de freno ¿Cuándo cambiarlos? ¿Cómo controlarlos?

Los discos y pastillas de freno son esenciales para el correcto funcionamiento de los frenos de un automóvil. Para mantener un frenado óptimo y no correr riesgos, es necesario controlar el desgaste e identificar el momento ideal para cambiarlos. De hecho, la falta de mantenimiento del vehículo puede ser objeto de una exclusión de garantía en un contrato de seguro de automóvil y el automovilista no puede ser compensado en caso de un accidente.

Los discos y pastillas de freno los puedes cambiar tu mismo, aunque es necesario tener unos conocimientos de mecánica. La mejor forma de hacerlo es llevar tu vehículo a un taller de confianza, especializado en este tipos de piezas de repuesto para tu automóvil, como pueden ser los talleres mecánicos de cambio de discos en Manresa.

Discos y pastillas de freno

Consecuencias de un desgaste de discos y pastillas de freno

La pastilla de freno consiste en una junta y un soporte metálico que sujeta el disco del freno, para crear una fricción que disminuye la rotación de la rueda. Con cada frenado, la placa y el disco se erosionan hasta que finalmente no se puede reducir la velocidad del vehículo. Es posible que los frenos no respondan, especialmente en caso de frenazos bruscos, durante el clima lluvioso o en invierno.

Técnicas para comprobar el desgaste

Hay varias maneras de encontrar el momento adecuado para reemplazar las pastillas de freno y los discos:

La información que se muestra en el panel de instrumentos: la mayoría de los vehículos de hoy están equipados con una alarma de desgaste. El nivel del líquido de frenos también puede ser un buen indicador del estado de las pastillas;

Herramientas específicas, como un calibrador o una “palmer”, especialmente diseñadas para medir el grosor del relleno;

Una verificación visual también puede ser suficiente para identificar el estado de los discos y las pastillas de freno. Un disco dañado tiene “ondas” en su superficie y un borde pronunciado, mientras que una placa desgastada tiene poco o ningún borde.

Se recomienda el control de frenos cada 10.000 km a 30.000 km. Sin embargo, el desgaste varía según el tipo de vehículo y el entorno de conducción: en uso urbano, los frenos están más estresados ​​que en la autopista y el sistema de frenos se debe revisar con más frecuencia.

Las pastillas de freno se desgastan más rápido que los discos, que deben cambiarse cada dos juegos de pastillas. Finalmente, los discos de los frenos traseros se cambian dos veces más que los delanteros, más solicitados por el vehículo.

Discos y pastillas de freno

Cámbialas tú mismo

Si la operación de reemplazo no es muy técnica, requiere herramientas específicas, por lo que es más fácil comunicarse con un profesional. Pero cualquier conductor, incluso sin un extremado conocimiento de la mecánica, puede encargarse de cambiar sus discos y pastillas de freno. Para ello, debemos tener:

  • Un limpiador de frenos para desengrasar los discos nuevos antes de la instalación;
  • Un gato para levantar el vehículo;
  • Un destornillador para desmontar las ruedas del eje en cuestión y empujar los pistones;
  • Un juego de nuevas pastillas (y / o discos).

Discos y pastillas de freno

Si están a la venta en cualquier garaje, los discos y las pastillas de freno también se pueden comprar en línea, por ejemplo, en un sitio de piezas de automóviles. Es imperativo cambiar las pastillas de freno una vez que se ha reemplazado un disco, ya que las pastillas viejas pueden desgastar prematuramente el disco nuevo.

Las nuevas pastillas de freno requieren un rodaje de al menos 500 km, o incluso 1.000 km, según el tipo de tubería. Los frenos son menos efectivos durante este período, porque las superficies de contacto aún son muy suaves y, por lo tanto, no son muy efectivas. Por lo tanto, es recomendable ampliar las distancias de seguridad y evitar un frenado repentino y prolongado para evitar cualquier riesgo.

¿Cómo de util fue este post?

¡Ayudanos con tu voto!

Puntuación media / 5. Cantidad de votos

Last Updated on

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.